domingo, 20 de febrero de 2011

TELARAÑA POLITICA-EMOCIONAL

Dicen que lo peor que puede ocurrir cuando uno no encuentra ninguna salida es que aparezca, precisamente, una. Y, desayunando café y tostadas con paranoia, podemos decir que ya sabemos que no es casualidad.
Milton Friedman, padre del neoliberalismo, nos lo espetó muy claramente cuando nos dijo que “sólo una crisis –real o percibida- da lugar a un cambio verdadero. Cuando esa crisis tiene lugar, las acciones que se llevan a cabo dependen de las ideas que flotan en el ambiente. Creo que esa ha de ser nuestra función básica: desarrollar alternativas políticas existentes, para mantenerlas vivas y activas hasta que lo políticamente imposible se vuelva políticamente inevitable”.
 
Es verano, pero no hace tanto calor, los pueblos de Medio Oriente se están plantando y jugando un factor aparentemente importante para derrocar dictaduras eternizadas, uno podría ser medianamente feliz. Pero no, ya viene Obama a mostrarse entusiasmado con estos derrocamientos. Y una, que llega a conocer tan poco de la telaraña política económica real, pero real real, y aún así sabe tan bien acerca de lo que persiguen los yankees con su libertad usada como prostituta de trata. Toda la felicidad, pero las tostadas estaban húmedas, el café agrio y la leche cortada. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada